RECUPERA ESO QUE NOS MUEVE

A lo largo de la historia, el ser humano siempre ha buscado respuestas a preguntas. Preguntas que surgen de nuestras inquietudes, miedos o carencias, pero sobre todo de aquello que nos divierte, que nos hace ser felices y que nos motiva. 

Como humanos, queremos hacer frente a nuestras imperfecciones. Queremos aprender a volar, ser más rápidos, los más fuertes, los más guapos, llegar más lejos o ser más inteligentes. 

Quisimos ser tan perfectos, que creamos versiones ‘mejoradas’ de nosotros mismos y las llamamos Robots e Inteligencias Artificiales. Unas versiones aparentemente tan perfectas que ¿sabías que en un futuro cercano más del 60% de los trabajos que conocemos será realizado por robots e Inteligencias Artificiales? Pero ¿realmente se puede sustituir el rol del ser humano?

El ser humano es aquel que hace las preguntas, esas que vienen de sus frustraciones, de sus fracasos, de sus alegrías, de sus tristezas, de lo imperfecto. Es capaz de lo malo, pero también de lo sublime, de superarse para ser mejor. Por eso, hay algo que verdaderamente nos hace insustituibles, algo inherente al ser humano.  Las GANAS.

Las ganas son aquello que nos empuja a reintentar algo una y otra vez hasta conseguirlo y aunque a veces nos equivoquemos, son las ganas las que nos obligan a reimpulsarnos. Hay momentos en la vida en los que recibimos algunas noticias que nunca nos habría gustado oír, o en las que pensamos que no tendremos una segunda oportunidad. Pero, a veces, simplemente necesitamos un pequeño impulso para mostrarle al mundo quiénes somos realmente. Y ahí estaremos contigo, cada vez que te caigas y te levantes.

Desde una estudiante que consigue reimpulsarse después de un mal resultado, hasta una gimnasta que no pierde las ganas de reintentarlo una y otra vez hasta conseguirlo.

Reafirmarse, reenamorarse, renacer… Tienen más valor que hacerlo por primera vez, porque nos demuestra que jamás nos rendimos.

Las ganas nos hacen únicos. Incluso cuando parece que no hay esperanza. Estas ganas de seguir reintentándolo, de sacar lo mejor de nosotros mismos, fueron las que impulsaron a crear “RETRY”, una oda a las GANAS.

Dirigida por Owen Harris, director de Black Mirror, plasma las ganas de los seres humanos por seguir aprendiendo a pesar de habernos equivocado, o de pensar que las segundas oportunidades no existen. Tomamos estos primeros intentos como un aprendizaje para después hidratarnos, recargar energías y reilusionarnos.

Recupera las ganas que te empujaron a intentar algo por primera vez y reinténtalo de nuevo hasta conseguirlo. Cada reintento será mejor que el anterior, porque significará que nunca te has rendido.

RECUPERA ESO QUE NOS MUEVE.

 

Ver entrevista al director