Sí, existe un Aquarius Zero sin azúcar

 

Y sí, tiene el mismo sabor de siempre… sin azúcar.

¿A que no lo sabías? Nos jugamos un Aquarius Zero sabor naranja (correcto, también existe y sin azúcar) a que no terminas de leer este post sin aprender algo más.

Va, reconócelo. A veces te saca de quicio ese típico amigo de Tolosa (vamos, que “to lo sa-be”). Ese que tiene respuesta para todo y siempre un dato curioso en la punta de la lengua con el que sorprenderte. Pero… ¡Ay! Cuando el de Tolosa eres tú… pues mola bastante. Porque el saber no ocupa lugar (quizás unos pocos megas) y además resulta de lo más sugerente, ¿o no?

Pues eso, estamos de acuerdo en que descubrir cosas que no sabías es muy pero que muy gratificante. Como, por ejemplo, que existe un Aquarius sin azúcar con el mismo sabor de siempre. Vaya, que no solo te refresca y te calma la sed. Además, gracias a sus aportes, te hace sentir bien.

Que sí, que ahí está Google para salvarnos la vida diecisiete veces al día en cuestión de solventar desconocimiento. Pero hay un gran “PERO” del que quizás ya te habrás dado cuenta: nuestro amado buscador tiene todas las respuestas, sí, pero… ¿de dónde sacamos las preguntas? Por no hablar de todo ese rollo de la “infoxicación”, o lo que es lo mismo, que tenemos tantos datos a nuestro alcance que acabamos por no prestar atención a ninguno.

Y claro, es aquí cuando hemos atado cabos y hemos llegado a esta conclusión: necesitas un “curator” de curiosidades, alguien que te diga las cosas que no sabías pero que quieres saber. Y quién mejor que nuestro Aquarius Zero, el refresco que no conocías, para contarte las cosas que no conoces ;)

 

¿Sabías que…?

 

¿Sabías que las vacas no pueden subir escaleras pero sí bajarlas? ¿O que los elefantes son los únicos animales que no pueden saltar?

Lo que seguro que no sabías es que Llanfairpwllgwyngyllgogerychwyrndrobwyll-llantysiliogogogoch, en Gales, es uno de los pueblos con el nombre más largo del mundo. Debe ser que confundieron “nombre” con “descripción” a la hora de rellenar el formulario (la traducción al castellano es “Iglesia de Santa María en el hueco de un avellano blanco cercano a un rápido remolino y a la iglesia de San Tysilio de la cueva roja”) y se quedaron a gusto. Venga, otro Aquarius Zero sabor naranja si eres capaz de pronunciarlo.

Lo que sí que no sabías es que llamamos canguro al canguro por un malentendido. Resulta que cuando los ingleses le preguntaron a un indígena australiano por el nombre de este animal, él contestó “Kan-Guh-Ru”, que significaba “no le entiendo” en su lengua. De ahí “kangaroo”.

Y aquí otro dato curioso… ¿Sabías de dónde viene la palabra “testificar”? Dale un sorbazo a ese Aquarius, que te vas a quedar seco: cuando los antiguos romanos tenían que decir la verdad en un juicio, en lugar de jurar sobre la Biblia como en la actualidad, lo hacían apretándose los testículos con la mano derecha.

 

Se lee “Zero”, se pronuncia “Sin Azúcar”

 

Mira, otra cosa que no sabías. Un Aquarius Zero es exactamente la misma cosa que un Aquarius sin azúcar. Tan real como que nuestro amado crush es lo mismo que un “amor platónico” o un selfie lo mismito que un “autoretrato”. Un packaging tampoco es nada diferente a un embalaje ni “stalkear” es más guay que “bichear las redes sociales de otra persona”.

Pero como sabemos que tanta palabrita nueva a veces abruma, vamos a presentarte Aquarius Zero de la mano de esos términos tan cool (perdón, “tan molones”) que no conoces. Y así, pues matamos dos pájaros de un tiro.

Si has llegado hasta aquí, fijo que has aprendido un buen puñado de cosas que no sabías. Pero si te has quedado con ganas de más, acuérdate de seguirnos en nuestras redes sociales, donde iremos posteando más curiosidades y palabrejas para que siempre, siempre, ganen tus ganas de saber cosas nuevas.