Coca-Cola hace únicos los momentos que vives en tu bar

Para apagar la sed en un día de calor o para refugiarte un rato en un día de frío. Para comer, para cenar. Para picar algo rápido antes de ir al cine o para ver ese partido decisivo. La lista de motivos por los que entramos en un bar es interminable. Pero por muchos y variados que sean, siempre entramos con agrado y cargados de ilusión. Entrar en un bar no solo es algo que nunca aburre, sino que muchas veces es el preludio a un momento especial. Un momento Coca-Cola. Seguro que recuerdas más de uno, ¿verdad?

Coca-Cola y los bares llevan recorrido un largo camino juntos. Casi podría decirse que no hay bar sin  Coca-Cola, ni Coca-Cola más apetecible que la que disfrutas con tus amigos en un bar. Por eso hemos querido recuperar la esencia de “Benditos Bares”, nuestra campaña lanzada el 2013 para rendir homenaje a los bares y reivindicar su enorme importancia como motor de relaciones sociales. Volvemos a ella para demostrar nuevamente que Coca-Cola está con los bares y con todos aquellos que siguen creando momentos especiales en torno a sus bares favoritos y a su Coca-Cola favorita.

Y porque cada momento es distinto y somos distintos según el momento, seguro que tienes más de un bar favorito. Está el bar donde ves los partidos en que tu equipo se lo juega todo, ¡y se diría que tus amigos y tú también! O el bar donde quedas con las chicas para intercambiar confidencias y consejos de los que solo Coca-Cola será testigo. O el bar donde te conocen desde que eras un crío, donde te siguen llamando por ese diminutivo que ya nadie usa y donde recuerdas que probaste la primera Coca-Cola de tu vida. Qué de historias y recuerdos llega a encerrar un bar, ¿verdad? Y Coca-Cola siempre está ahí. Protagonista de momentos especiales de tu vida que se gestaron en la barra, en la mesa o en la terraza de un bar.

Y es que los bares no solo han sido durante años el lugar donde numerosos escritores, músicos y poetas confiesan haber empezado a dibujar sus personajes de novela o escribir las primeras estrofas de una canción. ¡Cuántas servilletas o posavasos no se habrán utilizado para atrapar una idea al vuelo, antes de dar un trago de satisfacción a una Coca-Cola bien fría!

Pero los bares son también la fuente de la que beben muchos enamorados en sus primeras citas. Tímidos encuentros donde compartir una primera Coca-Cola es sinónimo de empezar a conocerse y, tal vez, de iniciar un bonito camino juntos. Dime qué Coca-Cola bebes y te diré cómo eres. Light, sin cafeína, Zero Azúcar, Zero Zero. Con hielo y limón, con limón y sin hielo, con vaso, sin vaso. Qué Coca-Cola eliges y cómo eliges beberla dice mucho de ti.

¡Y cómo no! Por fin llega el día del partido. Ese partido que no te puedes perder y qué mejor lugar para verlo con tu grupo de amigos que en vuestro bar de los domingos. El bar donde entienden vuestra pasión, vuestros gritos y suspiros, y donde os reservan un lugar especial en la barra que automáticamente se convierte en la mejor grada del mundo para seguir a tu equipo, semana a semana. Partido, bocata, unas bravas y, por supuesto, ¡que no falten ni goles ni rondas de Coca-Cola bien fría!

Está claro. Cada vez que entras en un bar hay millones de momentos esperando a que empieces a vivirlos con tus amigos y tu Coca-Cola favorita. Tenemos muy claro lo que vamos a pedir, pero ¿dónde quedamos? ¿En tu bar o en el mío?

 

 

Más Información