Las comidas con Coca-Cola saben mejor

El olor de una barra de pan recién hecha, el crujir de unas buenas patatas fritas, la carne en su punto, los tradicionales macarrones caseros de tu abuela o la paella para 20 del domingo. La cena de amigos del viernes noche o una barbacoa a fuego lento. El arte de tu madre y su arroz al horno. Las cenas sorpresa, o las que intentaron serlo. Los planes improvisados.

Los cumpleaños, los spaguettis a la carbonara o las comidas con amigos que solo se planean si los astros se alinean. Una tosta de jamón recién salida del horno. Las pipas con tus vecinos y las charlas que le acompañan. Tu primo y el plato que nunca falla: la ensalada de pasta. El cocido de tu padre y su receta secreta, las sobremesas largas y en familia o una buena tapa de tortilla de patatas.

Ya sean recetas de un cocinero amateur, de tu abuela, de tu hermano que no sabe ni pelar una patata, o del chef más galardonado y reconocido del mundo, todo se disfruta más si los acompañas con lo que más te gusta: las personas que más quieres y, cómo no, una botella de Coca-Cola bien fría.

Descubre las mejores recetas y disfruta cocinando