Especial del entrante hasta el postre

 

Nueva botella de Coca-Cola de vidrio de 1 litro para adornar tu mesa

 

¿Conoces ese momento en que sin previo aviso entran las ganas tomarte una Cola-Cola, una bien fría? Seguro que alguna vez te ha pasado. Visualiza ese momento y ahora imagina qué puede acompañarla.

Podría ser una tapa de ese queso que te encanta, o quizá un trozo de esa tortilla tan buena que has logrado perfeccionar a lo largo de los años, una jugosa carne en su punto justo, los tradicionales macarrones caseros de tu abuela que nadie hace como ella o la paella para 20 del domingo en familia. La cena de los viernes con los amigos, los de siempre o los que acaban de llegar, o una barbacoa a fuego lento. El arroz al horno que solo tu madre sabe hacer. Las cenas sorpresa, o las que intentaron serlo. Los planes improvisados, los cumpleaños, los spaguettis a la carbonara o las comidas con amigos que solo se planean si los astros se alinean.

Una tosta de jamón recién salida del horno. Las pipas con tus vecinos y las charlas que le acompañan. El plato estrella de tu primo que nunca falla: la ensalada de pasta. El cocido de tu padre y su receta secreta, las sobremesas infinitas o una buena tapa de tortilla de patatas que sabe a gloria. O puede que esa pizza que siempre te da por crear un domingo por la noche.

Desde luego, todo esto suena muy bien y por supuesto sabe aún mejor, porque a veces lo más importante no es el plato frente al que te sientas en la mesa. Puede estar creado por un cocinero amateur o por el chef más galardonado y reconocido del mundo; o puede estar hecho con la dedicación que solo le pone una abuela o con el entusiasmo de tu hermano que no sabe ni pelar una patata.

Sin duda, lo que realmente hace especial una comida es lo que la acompaña, aquello que lo rodea y consigue mejorarlo: las personas que más quieres y, como no, una botella de Coca-cola bien fría. Ese sabor que te ha acompañado en tantos y tantos momentos a lo largo de tu vida y que reconocerías en cualquier parte del mundo, ¿por qué no disfrutar de él cuando te apetezca y convertir cada comida en un auténtico placer?

Si después de todo eso, hemos conseguido abrirte el apetito…queremos darle a esa sensación un punto más. Imagina que tienes en tu nevera, una botella de Coca-cola, pero no una cualquiera, una diferente, original, y con la cantidad justa para disfrutarla en compañía. 1 Llitro  bien frío en envase de vidrio, perfecta para cualquier ocasión. Porque no importa si es una cena para dos en casa, un momento familiar o un plan lleno de amigos, cada comida puede ser especial.

Porque eres de los que saben que cualquier situación cotidiana puede convertirse en especial solo con tener en cuenta los detallitos adecuados. Lo primero, preparar la mesa. ¿Los vasos? Los buenos, claro está. La cubertería, la de la abuela. Las servilletas de tela, faltaría más. Y el mantel, por favor, que no esté manchado de tomate. Por eso todos creen que eres el mejor anfitrión, que tu casa es el lugar oficial de las mejores comidas, que cualquier lata de aceitunas sabe mucho mejor en tu mesa. Y es que eres de los que creen que aunque algo sea sencillo no tiene porque no hacerse bien.

Y ya que nos ponemos a hacer las cosas bien, haz tu mesa redonda con la nueva botella de Coca-Cola de 1 litro de vidrio de 1 litro. Porque no importa si es una cena para dos en casa, un momento familiar o un plan lleno de amigos, cada comida puede ser especial.