Bun de Secreto y Aguacate

por Gonzalo D'Ambrosio

 

Comensales: 4 personas

Tiempo: 20 mins

INGREDIENTES

8 buns
400 g de secreto ibérico
6 rabanitos fileteados
40 g de cebolla frita
2 aguacates maduros
hojas de albahaca
100 g ketchup
2 cucharadas de miel
1 cucharada de salsa soja
tabasco
aceite de oliva extra
cebolla morada en juliana

Bun de Secreto y Aguacate

PREPARACIÓN

 

Empezamos haciendo esta receta salteando la carne en la sartén con sal y pimienta. La cortamos en tiritas y la reservamos mientras fileteamos los rabanillos y los aguacates.

Hacemos la salsa mezclando el ketchup, la miel, la soja y el tabasco. A continuación, emulsionamos con aceite de oliva.

Abrimos los panecillos, ponemos la salsa y distribuimos la carne en tiras, los rabanillos, el aguacate y las hojas de albahaca. Le ponemos otro poquito más de salsa y la cebolla frita. ¡Bun listo!

 

 

Bun de Secreto y Aguacate

HISTORIA

 

Corría 2015 cuando decidí hacer un viaje a la capital del mundo, ¡Nueva York me esperaba! Quería empaparme de todo lo que allí viera, de todo lo que probara, de todas las posibilidades que se me presentaran. Sospechaba que podía ser una fuente de inspiración y no me equivoqué. Estaba muy ilusionado, deseando coger de aquí y de allá, es la ciudad de la variedad y no hay nada que allí no exista. Como es obligado, comí perritos en puestos callejeros, sushi en Wall Street, hamburguesas y buns. ¡Que descubrimiento esto de los buns!

Es muy común encontrártelos en los foodtracks que tanta tradición tienen allí. Nunca se me olvidará el primero que probé a orillas del río Hudson, con todo el skyline de Nueva York  frente a mí. ¡Qué bien me supo!

Fui tomando nota de cada bocado, procurando guardar olores, sensaciones… De ahí salió precisamente mi bun de secreto y aguacate. No tengo más que hacerme uno y abrir una Coca-Cola muy, muy fresca para transportarme a aquel lado del charco. Un trago y ya estoy de nuevo allí.

Esto me recuerda lo importante que es viajar, tener los ojos bien abiertos y observar todo lo que ocurre a tu alrededor para traducir vivencias en platos deliciosos. Solo por este panecillo tan rico merece la pena las ocho horas de vuelo.

 

Contenido producido por Canal Cocina

Bun de Secreto y Aguacate