Cheesecake Dulce de Leche

por Gonzalo D'Ambrosio

 

Comensales: 8 personas

Tiempo: 45 minutos (preparación) + 4 horas (en frío)

 

cheesecake de dulce de leche

INGREDIENTES

200 g de galletas de chocolate
30 g de mantequilla
300 g de queso crema
200 g de mascarpone
100 g de nata
100 g de azúcar glass
1 huevo
1 yema
30 g de harina de maicena
200 g de dulce de leche
menta fresca

 

cheesecake de dulce de leche

PREPARACIÓN

 

Para hacer este delicioso postre empezamos mezclando en el vaso de la licuadora los quesos, el azúcar, el huevo, la yema, la maicena y la nata, cada uno en su correspondiente medida.

Reservamos el preparado mientras colocamos en vasitos de cristal una base de galletas trituradas con mantequilla derretida.

Vertemos la crema en los vasos y a continuación añadimos una cucharada de dulce de leche en cada uno, procurando que se fundan.

Metemos en el horno a 100º o al baño de maría durante 45 minutos. Pasado este tiempo, dejamos enfriar y lo metemos en la nevera al menos un par de horas para servir frío.

cheesecake de dulce de leche

HISTORIA

 

Hay sabores que a medida que pasan los años van tomando más presencia, haciéndose más reales... Quizá sea la nostalgia, es posible, pero últimamente no paro de pensar en la época de colegio, cuando a la hora del recreo salíamos a la calle a tomarnos un tentempié y yo siempre elegía el pastel más grande, aquel que tuviera además dulce de leche.

Qué tiempos aquellos en los que las calorías no eran determinantes para elegir cuando el hambre apretaba. Hoy intento cuidar un poco la dieta, mi abuela siempre decía que a partir de cierta edad cuesta sacudirse esos kilos que uno suma de forma involuntaria, sin embargo reconozco que hay postres que bien merecen saltarse el régimen más estricto.

Uno de ellos es el cheesecake de dulce de leche. No solo por lo delicioso que está sino porque me transporta a una de las épocas más felices de mi vida, esa en la que con una Coca-Cola y un dulce en la mano nos comíamos el mundo, ¡qué tiempos! Hoy esa tarta consigue que recobre las mismas sensaciones, me hace volver a Argentina, y os puedo asegurar que solo por eso sí que soy capaz de olvidarme de que las básculas existen.

 

Contenido producido por Canal Cocina