Emperador con salsa de Cítricos

por Sergio Señor

Comensales: 4 personas

Tiempo: 30 minutos

Emperador con salsa de Cítricos

INGREDIENTES

600 g de emperador (Pedir al pescadero que sea una única rodaja gruesa)
20 g de azúcar
2 naranjas
1 limón
1 cebolla
1 diente de ajo
1 vaso de vino blanco
perejil
aceite
harina
sal

 

Emperador con salsa de Cítricos

PREPARACIÓN

 

Comenzamos esta receta haciendo un majado de aceite y perejil. A continuación cortamos el pescado en dados y los untamos con el majado.

Pasamos el emperador por la plancha, lo retiramos y reservamos. Aprovechamos esa misma sartén para dorar la cebolla picada muy fina. Cuando esté bien tierna, añadimos una cucharada de harina y las ralladuras del limón y la naranja. Sazonamos con sal y azúcar.

Agregamos el vino blanco y dejamos que se evapore el alcohol. A continuación le incorporamos los zumos de limón y naranja resultantes. Dejamos cocer hasta lograr una salsa cremosa y ¡ya está listo para servir!

Emperador con salsa de Cítricos

HISTORIA

 

A pesar de su amargo sabor, desde bien pequeño adoro comer rodajas de limón, corteza incluida. Y es que los limones me gustan de todas las maneras, tanto que siempre que voy a Murcia, el lugar de España donde más limoneros hay, es visita obligada pasear entre ellos. Me encanta darme una vuelta por la huerta, dejarme cobijar por la sombra de estos árboles, oler su esencia.

Hace unos años compré un limonero pequeño y me lo traje a mi casa. Lo tengo en una maceta para poder resguardarlo cuando bajan mucho las temperaturas. Ya me avisaron de que requiere unos cuidados específicos, pero yo lo mimo como se merece. Desde entonces siempre pienso en recetas que incluya esta fruta, desde granizados a bizcochos o incluso un emperador con salsa de cítricos que es una maravilla para el paladar.

En mi casa puede ser que un día no haya pan o huevos, pero el limón nunca falta. Lo mismo lo uso en la cocina que para aromatizar armarios o calmar las picaduras de los mosquitos. Soy un fan total y absoluto de los limones. La próxima comida a la que invite a mi padre en casa pienso hacerle un emperador, lo tengo decidido. Iré primero al mercado, buscaré que el pescado esté bien fresco y le sorprenderé. Él es una de las personas que siempre cata primero mis platos, me fío mucho de su opinión. Pondré la mesa, dos platos y dos refrescantes Coca-colas, la mía con hielo y limón. Lo demás lo dejaremos a la improvisación.

Contenido producido por Canal Cocina