Ensalada de Cous Cous con Mango y Dátiles

por Loleta

Comensales: 6 personas

Tiempo: 15 mins

INGREDIENTES

 

1 taza de cous cous
1 cucharada de vinagre de vino blanco
aceite de oliva
½ cucharadita de mermelada de melocotón
unas hojas de hierbabuena fresca
6 dátiles troceados
1 mango cortado en cubos
1 tomate cortado en cubos
1 puñado de nueces troceadas

PREPARACIÓN

 

Para hacer esta ensalada comenzamos cociendo el cuscús vertiendo una taza y cuarto de agua hirviendo y tapando a continuación. Dejamos reposar y añadimos un chorro de aceite de oliva extra, mientras movemos y reservamos hasta que pierda temperatura.

En un bol aparte emulsionamos el aceite con el vinagre y la mermelada hasta crear una salsa perfecta que reservaremos para el final.

Picamos el cebollino y los dátiles y los apartamos mientras añadimos en otro bol el resto de los ingredientes: el tomate y el mango previamente cortado en cubos y las nueces troceadas. 

Es el momento de montar la ensalada mezclando todos los ingredientes juntos y añadiendo unas hojas de hierbabuena. Rematamos agregando la vinagreta.

 

 

HISTORIA

 

No recuerdo cuanto tiempo hace de aquel viaje a Marrakech, pero no olvidaré jamás que fue todo un descubrimiento, los colores, sabores, olores,  texturas... todo era tan diferente y a la vez tan cercano que inmediatamente me enamoré del país vecino y, como no, de su gastronomía.

La comida marroquí se me presentaba como todo un emocionante abanico de posibilidades, de ideas para nuevos platos, como una fuente de inspiración que nunca más me abandonó. Admiro cómo juegan con los agridulces, las almendras y los hojaldres más finos, cómo aderezan con canela, con comino... 

Uno de mis platos favoritos es el cuscús con cordero y verdura, un delicioso y contundente plato que me enseñaron a cocinar allí. Así que me compré una cuscusera, unas ollas especiales en las que se cuece al vapor la sémola, y con ellas ya aquí me puse a investigar.

Hace poco nos juntamos un grupo de amigos en casa para hacer una cena bereber. Mientras se cocían los granos, me puse el caftán y las babuchas que había comprado en el zoco en aquella ocasión, me pinté los ojos con khol y metí decenas de Coca-Colas en la nevera, sin duda el mejor acompañamiento. Saqué la vajilla de cerámica marroquí, y preparé una rica ensalada de cuscús con mango y dátiles. Una refrescante opción que no dejó indiferente a ninguno de mis invitados.

 

Contenido producido por Canal Cocina