Hummus de Aguacate y Wasabi

por Gonzalo D'Ambrosio

INGREDIENTES

Para 4 personas

 

200 g de garbanzos cocidos
1 aguacate maduro
1 diente de ajo
1 cuch de aceite de sésamo
1 diente de ajo
1 cuch de yogurt griego
zumo de 1 lima
sal
1 puñado de cacahuetes fritos picados
1 guindilla fresca
1 manojo de cilantro fresco
sésamo negro
aceite de oliva
yogurt griego
totopos

PREPARACIÓN

 

Para hacer este exótico humus mezclamos en un robot de cocina un aguacate maduro, los garbanzos previamente cocidos, aceite de sésamo, un diente de ajo, un yogurt griego, la sal y el zumo de lima. Trituramos hasta conseguir una crema consistente, sin grumos y lisa.

A continuación añadimos los cachetes picados, una guindilla seca en rodajas pequeñas y cilantro picado. Volvemos a mezclar todos los ingredientes, probando la crema para conseguir el punto justo de sal.

Ponemos en un bol y servimos adornándolo con una cucharada de yogurt en el centro y espolvoreando con sésamo negro y hojas de cilantro.

Acompañamos de totopos y no ya no habrá quien se resista.

HISTORIA

 

A veces para viajar no es necesario coger un avión, ni un barco, ¡ni siquiera hace falta moverse de casa! Un libro, un álbum de fotos, una llamada de teléfono desde Argentina…cualquier cosa me puede hacer volar al otro lado del mundo. Pero sin duda, uno de los trucos más eficaces es la cocina.

Repetir recetas de otros lugares me hacen evocar sabores, olores, recordar buenos momentos… o algunos que no lo fueron tanto. Es tan divertido que en ocasiones me propongo dar la vuelta al globo con un solo plato: algo de oriente por aquí, un toque árabe por allá.

Son ideas locas y cuando surgen siempre las comparto, sí, preparo catas en casa. Invito a varios amigos y les recibo siempre con una apuesta segura, unas Coca-colas bien frescas por si el menú defrauda, no quiero que nadie se vaya con mal sabor de boca.

Una de esas veces preparé un humus de aguacate y wasabi. No dejaron ni una pizca de la crema, ni de los totopos con la que nos la comimos y que desaparecieron en un abrir y cerrar de ojos. Coca-colas tampoco sobraron, menos mal que en mi nevera siempre hay de más y pudimos brindar por un viaje muy original y oriental. 

 

Contenido producido por Canal Cocina