Lasagna de Calabaza y Queso

por Loleta

INGREDIENTES

500 g de calabaza pelada y cortada en cubitos de 2 cm
1 berenjena, cortada en rodajas
200 g de tomate frito tipo casero
200 g de queso ricota
9 onzas de queso feta desmenuzado
160 ml de pesto hecho con albahaca, aceite, piñones y parmesano rallado
2 huevos, sal y pimienta al gusto batidos
1 paquete de hojas de lasagna precocida ya hidratada
250 g de queso mozzarella rallado
250 g de queso parmesano rallado

 

PREPARACIÓN

 

 

Para hacer esta lasaña lo primero que debemos hacer es precalentar el horno a 175 grados.

Una vez haya cogido temperatura introducimos la calabaza pelada y cortada en una bandeja y asamos durante media hora, hasta que quede dorada.

Por otro lado, asamos igualmente las berenjenas pero en una sartén.

En un bol mezclamos el queso picota, la salsa pesto, los huevos, la sal y la pimienta y cuando hayan ligado los ingredientes añadimos la calabaza ya asada.

Colocamos la mitad de la salsa de tomate en una bandeja especial para el horno y tapamos con la primera capa de pasta de la lasaña. El siguiente piso es de berenjenas y de la mezcla del queso y calabaza. Seguiremos añadiendo capas alternado pasta, berenjenas y la pasta de queso.

Antes de alcanzar la altura deseada espolvoreamos con la mitad de la mozzarela, cubrimos con las láminas de pasta, agregamos el tomate sobrante y rematamos con el resto de la mozzarella y el parmesano.

Horneamos durante unos 20 minutos hasta que el queso esté fundido y la lasagna bien caliente, ¡y listo para comer!

HISTORIA

Cada vez sorprende menos encontrar en pleno mes de mayo turrón o polvorones en la estantería de un supermercado. Pasas por delante, ves que hay de chocolate, de yema, y la verdad es que a veces incluso apetece y lo compraría...pero no, me resisto. Si algo hace tan atractivo a los productos típicos de las fiestas es precisamente la espera, que su temporada sea breve y no de tiempo a que nos cansemos ellos.

Por eso los cogemos con tantas ganas. Las torrijas las como únicamente en Semana Santa, las rosquillas "tontas" por San Isidro... Además, me encanta preparar platos ideados especialmente para esas fechas.

En Halloween, por ejemplo, que adornamos la casa con  calabazas, aprovecho toda la carne del interior para hacer una exquisita lasaña con queso. Suele gustar mucho a los más pequeños, que además se muestran entusiasmados por probar un plato en el que han contribuido de alguna manera. Ellos ayudan a vaciarlas y yo pongo lo que a ellos les sobra en el horno para asarlas.

Mientras se hace, le damos forma a la fruta tallándola con cuidado, ponemos velas, adornamos la casa con telarañas... Al acabar siempre tenemos la mejor recompensa: la lasaña, muchas Coca-colas y una película de miedo para pasar la noche más terrorífica del año.

 

 

Contenido producido por Canal Cocina