Pizza sin Gluten de la Huerta

por Gonzalo D'Ambrosio

 

Comensales: 8 personas

Tiempo: 60 minutos

 

Hojaldre Vegetariano

INGREDIENTES

240 g de harina de arroz
5 g de bicarbonato de sodio
1 pizca de sal
20 g de linaza molida
300 ml de agua
¼ Limón en zumo
salsa de tomate
tomates cherry
1/4 calabacín en juliana gorda con piel
1/4 berenjena en juliana gorda con piel
1/2 cebolla morada en aros
150 g de mozzarella rallada
aceitunas verdes sin hueso
hojas de albahaca
hojas de cilantro
aceite de oliva extra

 

PREPARACIÓN

 

Para hacer esta pizza lo primero que debemos hacer es precalentar el horno a 200ºC. A continuación mojamos con un poco de agua las semillas de linaza molidas durante 20 minutos. Pasado ese tiempo, cuando haya espesado un poco el líquido, agregamos el resto del agua y el limón y lo reservamos.

En otro bol mezclamos la harina, el bicarbonato y la sal y vertemos esta mezcla a los líquidos hasta lograr una masa suave. Preparamos una bandeja del horno engrasada y con papel especial para hornear y extendemos la masa encima.

Untamos la masa con tomate y demás ingredientes, con cuidado de que se reparta bien por toda la superficie. Horneamos hasta que quede dorada y antes de servir espolvoreamos con cilantro y albahaca, además de regar con un chorrito de aceite de oliva. ¡Listo!

 

 

 

HISTORIA

 

Recuerdo que vi la película Grease por primera vez en un cine de verano. Era en el pueblo en el pasaba las vacaciones y donde cada sábado proyectaban una película en un descampado lleno de sillas viejas y destartaladas. Tenía unos quince años y, todo hay que decirlo, la verdad es que a la película le prestábamos la atención justa. Estábamos mucho más preocupados en acudir acompañados, soñando con tener los 18 y poder aparcar nuestro coche en la parte de atrás con novia incluida. Nunca fallábamos a la cita, siempre con el dinero que  nuestros padres nos daban para que nos comprásemos una Coca-cola, que bebíamos poco a poco para que nos durase más. ¡Que noches aquellas!.

Ahora se han vuelto a poner de moda estos cines al aire libre, pero son menos rústicos. Este verano fui cada fin de semana a un ciclo de clásicos en blanco y negro en una vieja fábrica rehabilitada. El ambiente era espectacular, la gente hacía auténticos picnics y llevaban grandes cojines o alfombras para ver a Humphrey Bogart, a Grace Kelly… Cada sábado preparaba una cesta con varias Coca-colas Zero, una exquisita pizza de la huerta y velas, poco más hacía falta. Era mágico ver a los más grandes bajo las estrellas, disfrutando de una buena compañía y mejor menú. El próximo verano repito.

 

Contenido producido por Canal Cocina