Quiche de Champiñones, Jamón y Roquefort

por Gonzalo D'Ambrosio

INGREDIENTES

 
1 plancha de masa brisa
250 cc de leche evaporada
2 huevos
60 gr de parmesano rallado
200 gr de queso roquefort
400 gr de champiñones pequeños
50 gr de jamón serrano en taquitos
sal
pimienta
aceite de oliva
tomillo fresco
perejil fresco
salvia fresca

PREPARACIÓN

 

Para preparar la quiche empezamos por forrar un molde especial para horno con la masa.

En una sartén con aceite de oliva doramos los champiñones y los vertemos sobre la masa.

Preparamos el resto del relleno mezclando la leche evaporada, los huevos y el queso parmesano, y cubrimos los champiñones. A continuación añadimos trocitos de roquefort.

Metemos en el horno a 200 grados y esperamos 25 minutos que adquiera un ligero color dorado.

Antes de servir, picamos las hierbas y las espolvoreamos sobre la quiche. Ya está lista para ser degustada.

HISTORIA

 

Cuando llego a una ciudad que no conozco, una de las cosas que hago antes de pisar un museo o el monumento principal es entrar en un supermercado. Conocer lo que se vende o lo que compra la gente es un termómetro perfecto para medir y descubrir las costumbres, los hábitos de los lugareños. Entrar en una tienda holandesa y ver los cientos de quesos que tienen, las variedades de pasta fresca en Italia...es algo a lo que me cuesta resistirme.

También soy de los que me pateo las calles, busco y rebusco sitios poco turísticos donde comer. Me gusta perderme por los barrios menos conocidos y leer las cartas, reconocer las comidas más populares y las más sofisticadas a base de catarlas.

En Francia comprobé cómo un mismo producto puede pasar por sencillo o corriente a otro absolutamente colosal. Ocurre con las quiches, estas deliciosas tartas saladas que igual puedes encontrarlas en una panadería cualquiera que entre las opciones más gourmet si la haces de champiñones, jamón y roquefort por ejemplo, ¡una delicia! Esta es una de mis favoritas, tiene un sabor muy, muy potente que no deja a nadie indiferente, la amarás o la odiarás. Yo la adoro, y acompañada de una Coca-Cola Zero bien fresquita puedo aseguraros que no hay nada que la supere. 

 

Contenido producido por Canal Cocina