Un mundo en el que comer #JuntosSabeMejor

 

 

Vivimos en un mundo que nos mantiene informados de lo que ocurre en cualquier región. Gracias a la tecnología, formamos parte de una sociedad más conectada que nunca. Sin embargo, hay algo que históricamente nos ha unido y nos sigue uniendo de verdad: la comida.

Sí, la comida no solo cumple esa función de satisfacer una necesidad vital, es algo mucho más grande, es casi un ritual que nos une a amigos y familiares, sin importar el lugar en el que estemos. La comida tiene un gran valor y es una poderosa herramienta que derriba cualquier muro que se nos interponga. Porque al igual que Coca-Cola, la comida es de todos y para todos.

 


 

¿Y si descubrimos nuevas experiencias con Coca-Cola?

 

Fíjate bien, piensa en la última vez que comiste tu clásica tortilla de patatas acompañada de una Coca-Cola. Tal vez, cada vez que la comes, te lleve a sentirte en casa o a recordar a alguien en especial. Esa tortilla que tomas en el bar de siempre, recordando los momentos vividos o en el bar más famoso de Chicago, recordando lo maravilloso que fue tu viaje a España. Sí, esta tortilla que te hace sentir en casa puede lograr que otra persona, en otro lugar del mundo, se sienta cerca de ti.

Y es que hoy en día los mejores viajes pueden comenzar en el restaurante asiático más exótico de tu ciudad, o en el nuevo peruano que acaban de abrir. Toda mesa de amigos tiene a algún aventurero que frente a ese nuevo plato que acaba de descubrir, levanta un vaso de Coca-Cola y les dice a todos: “Ya está decidido, me voy a descubrir Asia”. Porque la comida es así, despierta en nosotros la curiosidad de descubrir otros lugares, entender otras culturas y así estar más unidos. Porque a veces cuando pensamos con la cabeza nos separamos, pero cuando lo hacemos con el estómago, nos unimos.

Porque la comida, como Coca-Cola, nos invita a sentarnos alrededor de una mesa para disfrutar de lo que hace especial a cada país, ciudad o región; su comida. Frente a un plato de comida, todos nos sentimos más cercanos, olvidamos las diferencias que nos separan y descubrimos que precisamente esas diferencias, son las que nos hacen más grandes. Y así es como conseguimos, sentirnos todos más cerca.

Es hora de juntarnos a comer. Porque juntos sabe mejor #JuntosSabeMejor