Consejos prácticos para convertirte en el mejor surfero

 

Ser el mejor surfero de la playa no es fácil, pero es posible. Se requiere entrenamiento, ser un poco obstinado, no detenerse ante los obstáculos y seguir unos consejos que permitirán que cualquier principiante llegue muy lejos en uno de sus planes de verano. Poneos cómodos, tomaos una Coca-Cola bien fresquita y disfrutad de algunas recomendaciones que os permitirán pisar firme sobre la tabla y dominar las olas en tiempo récord.

 

Comienza aprendiendo

 

El surf es una práctica que requiere práctica y aprendizaje. No podemos montarnos en una tabla y pensar que vamos a movernos sobre las olas de una manera extraordinaria desde el primer momento. Así que lo primero es aprender las bases, practicar mucho y, a ser posible, hacerlo con un buen maestro que sea conocedor de la tabla. A partir de este punto todo será coser y cantar. Las escuelas especializadas están a la orden del día en las principales playas, así que no será difícil encontrar una de calidad.

 

 Estiramientos para no sufrir dolores

 

Cualquier deporte requiere de una buena preparación física para no sufrir dolores o inconvenientes mientras estemos en plena acción. En el surf son muy importantes los estiramientos, dado que prepararán las piernas para que puedan mantenerse firmes y en la posición adecuada mientras estemos encima de la tabla. En este proceso de calentamiento, hay que preparar los músculos del cuello, los hombros, el tronco, los abdominales y la espalda, los glúteos y, por supuesto, las piernas. Hay diversos ejercicios enfocados específicamente a cada músculo por lo que es conveniente adoptar una rutina que los ponga todos en forma antes de surfear si esta práctica se incluye entre nuestros planes de verano.

 

 

El traje de neopreno siempre a punto

 

Para practicar este deporte, tan importante como la tabla es el traje de neopreno, dado que resulta fundamental para el contacto con el agua. El problema es que hay veces en las que ponerse el neopreno se puede convertir en una auténtica pesadilla al terminar provocando algún que otro tirón muscular que nunca viene bien. Por ello, siempre hay que ponerse el traje con calma y mucha tranquilidad. Un buen truco para meter nuestras piernas y brazos en el traje es utilizar una bolsa de plástico sacándola una vez hayamos terminado. El proceso, como indicamos, siempre debe hacerse con el máximo de los cuidados para no sufrir ningún problema.

 

El conocimiento es fundamental

 

Una vez hemos aprendido las bases del surfeo, hemos hecho estiramientos y tenemos el traje de neopreno puesto, es conveniente que pensemos si conocemos el terreno y los distintos factores que influirán en la práctica. Es conveniente conocer el lugar del surfeo, la topografía de la que hace gala y las previsiones meteorológicas del momento para no encontrarnos con ningún tipo de sorpresa. Todo cuenta a la hora de garantizar una experiencia de surfeo segura y sin contratiempos.

 

Mejorando el equilibrio

 

Cuando estamos sobre la tabla es crucial que tengamos un buen equilibrio para no caernos. En el caso de ir al agua, habrá que remar, acción que debemos dominar. Si nos caemos demasiado será conveniente mejorar el nivel de equilibrio, para lo que los grandes surferos recomiendan hacerlo sobre tierra firme.

 

Hay algunas actividades que invitan a ello y que mejoran el rendimiento posterior sobre las olas. La práctica del longskate es el mejor punto de partida, dado que da la sensación de estar en una tabla de surf y no resulta excesivamente exigente. A partir de su dominio, se puede probar el hamboard y el carving, y si no tenemos un parque de obstáculos cerca de casa podemos usar una indoboard para mejorar el equilibrio desde la comodidad del hogar.

 

Si te ha gustado este artículo sobre este deporte, no te puedes perder este otro sobre las mejores páginas web de surf que debes seguir. ¡Conviértete en un auténtico surfero!