Comparte la playlist de tus padres

 

¿Te gusta oír las historietas de cuando tus padres tenían tus años y salían con sus amigos de fiesta y cómo ha cambiado todo eso, bla, bla, bla? ¿Y qué te parece si les pones música a esas quedadas? ¿A que no tienes ni idea de qué les gustaba escuchar a tu edad ni a qué conciertos fueron o se quedaron con las ganas? Ellos, al igual que tú, también bebían Fanta, la bebida de sabores favorita de los adolescentes de aquella época. Pon la oreja y actualiza tus conocimientos en la materia.

 

Aunque tus padres te manden día sí y día también con la música a otra parte cada vez que pones reguetón para subir tus mejores stories, o cuando les machacas con trap a todo volumen mientras juegas en línea, no se lo tengas en cuenta, son de otra generación… Piénsalo, ahora te toca a ti hacer lo mismo: soportar sus gustos. Gánatelos sintonizando la playlist de su época, porque, sí, antes de que tú fueras siquiera un proyecto, ellos también se dejaron llevar por las canciones del momento. Sacúdete la pereza y a lo mejor hasta acaba gustándote este viaje en el tiempo en busca de los sonidos vintage que hacían vibrar a tus padres. ¿Te los imaginas bailando? Avisamos, en las décadas de los 80 y los 90, aunque no te lo creas, hay temazos. Y si tienes buen oído los vas a tararear seguro.

 

 

Tiempos de Movida, walkman y radiocasetes al hombro

 

Cuando empieces con el repaso del repertorio de aquellos maravillosos años te parecerá adentrarte en el pleistoceno, y con razón. Habrás visto alguna vez cómo era la lata de Fanta de aquella época, hoy convertida en un codiciado recuerdo retro del refresco de naranja de moda.

 

Por entonces, pongámonos en situación, se ‘pinchaban’ discos en casa, los modernos escuchaban sus remix en el walkman –ese objeto andante sí identificado– mientras hacían jogging, los más fantasmas salían a la calle con el radiocasete al hombro, en las teles de los bares se programaban en bucle videoclips musicales y en los conciertos a la luz de la luna tus padres –que si iban a conciertos era que ‘estaban en la onda’– encendían los mecheros brazo en alto, aguantando el olor a chamusquina. ¿Para qué?, te preguntarás. Tú y todo el mundo, porque ese un misterio aún sin descodificar.

 

En su época de juventud, en España lo petaban bandas con aires reivindicativos y mensajes de libertad, los que habían nacido con La Movida. ¿Tampoco te suena? Pues fue una auténtica pasada en forma de revolución juvenil, que entonaba canciones para hacerse oír y cambiar el mundo. Vamos, la historia de siempre, pero con otra música. Las sintonías de grupos nacionales de los primeros 80 eran pegadizas y los hits que subieron al podio de la radiofórmula a lo largo de la década crearon una ensalada de estilos musicales. Las tendencias, todas juntas y revueltas, iban desde el pop más naíf hasta el heavy, pasando por el new wave, el techno y toda una variada gama de rock.  Vamos, un auténtico festival de ritmos donde todo lo nuevo molaba.

 

Y por si toda aquella variedad no fuera bastante, también empezaban a escucharse canciones de otras latitudes. Cantarlas ya era más difícil, porque solo unos pocos entendían de qué iban las letras… en inglés –como para cantarlas–, pero eso era lo de menos. Al fin y al cabo, la música es universal… ¿y eterna? Tal vez no, algunas canciones de entonces se quedaron en el baúl de los recuerdos, pero podemos desempolvarlas. Otras, en cambio, se han convertido en clásicos que instintivamente invitan a subir el volumen con el primer acorde. Y es que en los 80 y en los 90 muchos artistas y bandas míticas entonaron himnos generacionales que han quedado para la historia… al menos para la de tus padres. Si te mola recuperar su playlist retro, averigua cuál fue la canción favorita y compártela con nosotros.