Curiosidades del Carnaval

 

¿Qué tiene que ver un bufón con un personaje de videojuego malote? Averiguar la respuesta parece tan complejo como desentrañar la interpretación de los jeroglíficos sumerios. Pero síguenos el rollo y darás con el significado, porque te vamos a ayudar con algunas pistas en forma de palabras clave: cachondeo, antifaz, fiesta... ¿Nada? Aquí va la pista definitiva: máscara. ¿Tampoco? Entonces es hora de la wikiexplicación.

El bufón era un personaje imprescindible en los Carnavales de Venecia allá por el siglo XVIII –y sigue siendo un clásico–, como también lo eran el noble y otras figuras de la corte, pero hoy –cosas del progreso– el arlequín se ha quedado para los festejos de postín. En plena época del 5G hacen más gracia los trajes de avatares que los de los payasos, por antiguos que sean, aunque si algo mola del Carnaval es que todo vale y, por estrafalario o convencional que parezca el traje, la única norma en esta tradición es disfrazarse DE-LO-QUE-SEA.

 

Planes para hacer en Carnaval

¿Tú de qué palo vas? ¿Eres dado a la interpretación? Entonces seguro que en agosto estás pensando ya en los disfraces de los Carnavales del año siguiente, esa gran mascarada que la gente odia o adora, aquí no hay término medio que valga. ¿Eres del otro bando, te cuesta cambiar de identidad aunque sea para echarse unas risas? Entonces, al menos, admitirás que esta tradición tiene una cosa buena, y es que hay tres días de fiesta. Así que, ¿por qué no celebrarlo?

Anímate, saca tu lado más gamberro –sin pasarte– y deja aparcada la vergüenza. No seas tímido. Piénsalo así, esto es un poco como la función final del colegio, para la que ensayabas todo el curso, pero en plan concentrado. Allí unas veces te tocaba hacer de personaje coral, otras transmutarte en un objeto y casi nunca del protagonista (menos mal, en tu caso). Si recordar aquellos maravillosos años no te sirve, aquí va un truco definitivo: escoge un disfraz con el que no se te reconozca.

Otra opción es que convenzas a tus colegas para disfrazaros en grupo. Ya sabes, la unión hace la fuerza, así que esto te ayudará a vencer tus reticencias. Si la creatividad en este campo no es lo vuestro, echad un ojo a lo que está petando este año en materia de videojuegos o de series y vestiros con el mismo traje o pediros los distintos personajes. Lo artesanal sigue teniendo un plus, claro, pero si confeccionaros vuestra propia vestimenta os parece too much, siempre podéis rebuscar en internet e iros a lo fácil: comprarlo.

 

Ideas fáciles para disfraces de Carnaval

 

En el caso de que no estéis por la labor de complicaros mucho la vida, pero queráis hacer algo diferente a todos los fines de semana, podéis plantearos una quedada con antifaces. A ver quién trae el más original… ¡El que pierda invita a palomitas en el cine!

¿Os van las bromas y los chistes y hasta ensayáis para subir gracietas de vez en cuando a vuestros perfiles de redes sociales? Aprovechad vuestro talento y retaros a un concurso de chirigotas. No serán como las de Cádiz, pero por intentarlo que no quede. Y para meteros en materia, salid a ver las comparsas que hay en casi todas las localidades por estas fechas. Os inspiran seguro.

Si es que solo hace falta pasárselo bien una vez para acabar ingresando en el grupo de los fans de estas fiestas. En cuanto te desinhibes y te metes en el papel terminas llorando como el que más en el Entierro de la Sardina.

Y tú, ¿qué planes piensas hacer estos Carnavales? ¿Vas de aburrido o tienes guardado en el armario un disfraz de lo más original? Cuéntanos cuál es tu plan. Y, si no tienes planes, haz clic en el enlace y te proponemos nosotros unos cuantos.