El dinero para el viaje de fin de curso no cae del cielo

 

Ya te habrás dado cuenta de que pocas cosas hay tan ciertas como esta, pero, pese a ello, y a que el panorama no pinta bien, ¿por nada del mundo te perderías el viaje de fin de curso? Pues vas a tener que currártelo, porque seguro que tus padres no están dispuestos a financiarte unas vacaciones pagadas… a menos que hayas hecho bien tus deberes a lo largo del año y demostrado que eres un ‘pro’ de los estudios. Vamos, que hayas sacado unas cuantas matrículas de honor, mención especial en comportamiento y hayas sido el orgullo del instituto. Si no es el caso y no eres un estudiante de 10, haz, al menos, que tus progenitores se sientan orgullosos de tu ingenio y vean en ti ya madera de emprendedor. Eso seguro que les abre el corazón y quizá hasta la cuenta corriente…

Pero, por si no sucede, ve tomando la delantera y previendo el peor de los escenarios. ¿Necesitas money, money y te has pulido hasta el último euro que te dieron en el cumpleaños? Es hora, entonces, de darle a la cabeza y pensar en cómo sacar, al menos, el dinero para cubrir los gastos de bolsillo. Eso o hacerte el viaje en formato online: lo que viene siendo ver los monumentos por internet y padecer la diversión de otros en el grupo de whatsapp recién creado con el nombre “Escapada fin de curso”.

¿A que molesta? Pues ya estás tardando en coger boli y papel o abriendo la aplicación de notas de tu smartphone para ir apuntando algunas opciones que se nos ocurren para recaudar dinero para el viaje de fin de curso. Descartados los préstamos de tus amigos y sablear a los abuelos, solo queda, avisamos, dejarse los cuernos en el intento.

 

Recaudar dinero para el viaje de fin de curso

 

Primero que todo, analiza tus capacidades y habilidades y piensa a lo grande. ¿Eres popular? ¿Qué tal, entonces, si montas un grupo de competición con otro colegio para ver quién es mejor en una tanda de partidas al videojuego  en el que tantas horas invertís? Tú te encargarás de las gestiones, de hacer las camisetas con el logo, de reunir a la peña, de llevar un cuadrante con las puntuaciones, de encargar el trofeo, etc. Y, a cambio, te quedarás con un porcentaje del coste de las camisetas y de la organización de todo el mogollón.

¿Eres un crack como videoblogger? Aprovéchalo para hacer el mejor souvenir de la historia. Ahora que ha llegado el final de curso y de ciclo, a todo el mundo le gustará llevarse un bonito recuerdo, lo más imborrable posible, del momento comida comunitaria, risas con los amigos en el patio, movidas en el recreo, nervios por los exámenes… Pide permiso, prepara un guion y graba un vídeo con opiniones de los alumnos, de los padres y del profesorado, móntalo con imágenes del centro y compra unos pen drives para inmortalizar el reality. Añade una buena dosis de humor constructivo y ¡te los quitarán de las manos!

Y como no todo pasa por internet, recurre también a una de las fórmulas más viejas del mundo: transmitir tus saberes, que seguro que los tienes, sobre todo si los comparas con los de los niños de Primaria. Llama a las madres de tus mejores amigos, esos que tienen hermanos pequeños, y ofrécete para darles unas clases particulares en aquellas materias que mejor se te den. Un consejo: no te vengas arriba con el precio. Si les haces una oferta irresistible seguro que les convence.

Otra propuesta analógica que tiene tirón aunque pasen los años: ofrécete en casa a limpiar los fines de semana y preparar la cena a cambio de una recompensa.

Y hasta aquí nuestra ayuda, que esto iba de que pensaras tú las mejores opciones para sacar algo de dinero. Cuando des con ellas, por fa, no te las guardes, compártelas con todos esos estudiantes desesperados que están en tu misma situación…