LOS PLANES MÁS DIVERTIDOS PARA HACER CON AMIGOS

 

¿El tiempo te da igual? Ja. Eso es hasta que se pone a llover y no para. Si este fin de semana las noticias avanzan temporal ininterrumpido de chubascos, viento y bajada del termómetro, no tienes por qué resignarte al aburrimiento confinado en casa, cambia de plan y, sobre todo, de actitud. La vida está para disfrutarla por ello te proponemos los mejores planes con lluvia, nieve o frío.

Quizá no le veas el lado poético a hacer senderismo y disfrutar del aroma de la hierba recién mojada, ni tampoco estés de humor para quedar con el equipo de fútbol y darte un planchazo jugando un partidillo o volverte a casa habiendo ganado un resfriado. Y salir a dar una vuelta con los colegas por el parque con estas condiciones climáticas puede que te apetezca lo mismo que tomarte un granizado en manga corta con chancletas y bajo el paraguas. Pero aquí no se acaba el mundo. Hay un plan B… y consiste en encerrarse entre cuatro paredes al calor de la estufa. ¿Te espanta la sola idea de pensarlo? Eso es porque no sabes tooooodo lo que se puede hacer en un finde casero.

 

Planes para hacer con amigos sin salir de casa

 

Saca tu lado más creativo y confía en tu poder de convocatoria. Créenos, en tu habitación y en el salón de tu casa también te puedes divertir (mejor sin padres, claro). A nosotros se nos ocurren un montón de planes para hacer con amigos… y en ellos no entra hacer los deberes, aunque –avisamos– siempre es mucho más fácil y mola más estudiar con los colegas. Pero si los exámenes aún quedan lejos o no quieres quedar como un auténtico friki cuando invites a tus amigos, aquí tienes otras buenas opciones para poner en práctica.

 

Podéis empezar con el tumbing. ¿No sabes exactamente lo que es? Vayamos al diccionario popular: “Dícese de esa placentera acción que consiste en tirarte en el sofá y olvidarte del mundo o, manteniendo la posición horizontal, traerte a la peña a tu zona de confort”. Porque, sí, esta práctica es todavía más apetecible si se le suma un puñado de amigos, una maratón de series o de pelis y un bol hasta arriba de palomitas. Para que no haya deserciones, asegúrate de preguntar antes a tu grupito si son más de comedia, de terror o de drama. ¡Y si se alarga la cosa, hasta puedes hacer una fiesta de pijamas, como cuando erais pequeños, pero ahorrándoos la guerra de almohadas! 

 

¿Que la pantalla grande no es lo vuestro? Pues siempre quedan las pequeñas. Una sesión continua de videojuegos, retándoos por ver quién sale antes de un escape room o quién vence en la lucha titánica contra los extraterrestres es insuperable. Solo está al nivel de diseñar un guion exprés para grabar unos cuantos vídeos desternillantes y subirlos a Internet. ¡Las horas se os pasarán volando!

 

Y si la cosa va de estar desconectados, ¿qué tal organizar un showcooking temático y poneros al mando de los fogones para competir por preparar la mejor merienda? Para darle más emoción al asunto, al que pierda, le toca limpiar.

 

¿Habéis agotado las propuestas? De eso nada, cuando ya estéis hartos de todo, aún quedan alternativas. Los juegos de mesa pueden dar pereza, pero cuando os sumerjáis en el juego, seguro que os echáis unas risas.

 

Ahora te toca a ti darle a la cabeza. ¿Qué planes se te ocurren si tienes que pasarte este fin de semana  de lluvia en casa?