¡El camino empieza ya!

 

Enseña a tus padres el auténtico vocabulario millennial!

 

¿Sientes que en casa no te entienden cuando hablas? Ha llegado el momento de que seas tú quien le dé una (pequeña) lección a tus padres. Ayúdate de este diccionario para explicarles algunas palabras.

 

A. Tus padres no paran de pedirte cosas y, reconócelo, pasas horas sin mover un dedo. Diles que prueben con asap, ¡lo mismo funciona!

 

B. ¿Sientes vergüenza, más de la normal, cuando te preguntan si tienes novio o novia? Sé comprensivo y explícales que ahora tienes bae.

 

C. Lo que ellos llamaban flechazo, tú lo llamas crush. De paso, ponles sobre aviso: ahora Cupido va sobrado de flechas.

 

D. Cada vez que haces un dab, ellos ven el arquero de Kiko (exfutbolista del Atleti). Cuanto antes se lo aclares mejor para todos.

 

E. Ellos también utilizan los emojis, pero no se enteran del significado que esconden algunos de ellos. No des explicaciones de más…

 

F. Si les dices que estás fomo, se van a preocupar… Aclárales que no es nada grave, que simplemente tienes miedo a perderte algo muy guay.

 

G. Tus goals son ir a un concierto de Becky G o encontrar tu talla en el Primark, los suyos ir a un concierto de Bon Jovi y que hagas los deberes.

 

H. Tus padres estaban con el hype a tope antes del estreno de una peli de Star Wars y tú también. Tenéis más cosas en común de lo que creéis.

 

I. Si un día les escribes idk por WhatsApp, lo mismo se lo toman a mal. Así que coméntales que es tu manera de decir que no tienes ni idea.

 

(Se pronuncia con) J. Te gusta ser un hater en redes y, también, tenerlos. Explicar a tus padres que el odio puede ser cool es todo un reto.

 

K. Si te preguntan qué significa eso de kawaii, dile que lindo o tierno. Si te ponen cara rara, defiéndete diciendo que te encantan los idiomas.

 

L. Ellos se morían de risa, se partían la caja o algo aún peor. Tú eres más fino y utilizas el Lol. ¡Para que luego digan!

 

M. Unos días te levantas de buenas y otros de malas. Tu mood es un misterio hasta para ti, pero prueba a contarles cómo te sientes.

 

N. Tu padre también fue un noob con la Mega Drive. Juega con él a tu juego favorito y aprovecha para llamárselo. Lo entenderá a la primera.

 

(Contiene la) Ñ). Dile que un niño rata es algo así como la versión gamer del chaval que le robaba el bocadillo en los recreos. ¿O los robaba él?

 

O. ¿Qué me pongo hoy? Esa misma pregunta se la hacen tus padres todos los días, así que lo del outfit lo van a entender rápidamente.

 

P. Si les pones un ejemplo casi mejor: postureo es subir una foto en la playa en pleno diciembre para dar envidia en redes sociales.

 

(Se pronuncia con) Q. El stalkeo (cotilleo 2.0 para ellos) mola mucho siempre y cuando tus padres no te lo hagan a ti. ¡Deja esto claro!

 

R. La vida de tus padres puede ser rutinaria y, por tanto, algo random. Ten cuidado a la hora de explicárselo y no les pongas como ejemplo.

 

S. La polémica, la discusión, la controversia… ¿Quién puede resistirse al salseo? Tú no… Y ellos, que no te vendan motos, tampoco.

 

T. Si les hablas de trols, pensarán en los malos de David El Gnomo. Cuéntales que ahora viven en las redes sociales y que la lían mucho.

 

(Contiene la) U. Tu padre salía con su pandilla y tú sales con tu squad. Está claro que tú y tus amigos tenéis más flow, pero no se lo digas a él.

 

(Contiene la) V. Estar living es lo que ellos llamarían estar flipando. A su lado no la vas a utilizar mucho, así que a lo mejor te la puedes ahorrar.

 

(Contiene la) W. Si alguien tiene estilazo al vestir, al andar o al gesticular, tiene swag. Diles que es el mejor cumplido que te pueden hacer.

 

X. El “besos y abrazos” es un poco largo… Diles que lo cambien por XOXO. ¡Importante!: aclárales que lo usen por WhatsApp y no en voz alta.

 

(Contiene la) Y. Ellos se disfrazaban, tú haces cosplay. Prueba a meterte en la piel de Goku o de Vegeta, lo mismo así te reconocen.

 

(Contiene la) Z. No es lo mismo decir please que plz. Y tienen que pillar la diferencia porque muchas veces lo utilizas para mostrar indignación.