Patines, ¿para qué os quiero?

 

Domingo por la mañana. Abres la cortina para echar un vistazo. Es hoy. Ahora o nunca. Está nevando como si fuera Siberia y la calle está llena de hielo. Te levantas de un salto y coges tu albornoz. Vas a la cocina a por el desayuno. Hoy te apetece Fanta, pero en tu taza favorita. ¿Por qué no? Hoy es un día especial y te lo mereces. Coges el libro de mates que te toca estudiar para el examen de mañana y te lanzas. ¿Para qué pensarlo más? Que vivan los idiotas.

 

 

 

Otros Personajes