7 motivos por los que nos gusta ver pelis de amor

 

                                                 Imagen | Nicholas Sparks

 

Weblogs SL | 06/02/2015

La llegada de San Valentín el próximo 14 de febrero viene de la mano siempre de una buena dosis de películas de amor que nos recomiendan ver: las que te van a hacer llorar sí o sí, las que no tienen final feliz y acabarás a patadas con el sofá, las más emocionantes, las más bonitas... tenemos de todo un poco para elegir. Hay quien las adora porque solo busca romance cuando quiere ver una peli o quien las aborrece desde el minuto cero, que eso ya va en función de gustos. Y de estados de ánimo.

Deberíamos tener una cosa clara cuando nos sentamos a ver una peli de amor: es algo que en la vida real por norma general no va a pasar, o al menos no podemos pretender que pase a toda costa. Que luego tendemos a exigir demasiado y a soñar con escenas de cuento, y no. Son historias, igual que las de miedo, no podemos empeñarnos en querer vivirlas. Pero ¿por qué nos gustan las pelis de amor de esas que nos hacen llorar a moco tendido? Vamos a intentar explicarlo en 7 motivos.

Por todos y cada uno de los detalles

Nos encantaría que si le pasa algo malo a alguien a quien queremos nos vaya dejando por ahí notitas para ayudarnos a superarlo. Y lo más importante para recordarnos que: 'Posdata: Te quiero'. Que se nos declare con carteles en la puerta de casa, escribiendo mensajes en lo alto de un puente o que nos lleve a dar 'Un paseo para recordar'. Tan bonito todo, ¡aunque se acabe!

Porque anteponen siempre nuestra vida a la suya

Es esa obsesión que nos entra (especialmente a las chicas) por sentirnos protegidas por la otra persona. De esto que harían cualquier cosa por ti y ya puede haber un huracán ahí fuera que sabes de sobra que nunca te va a pasar nada malo. Luego buscamos novios policías o bomberos ¡normal! Pues las películas tienen gran parte de culpa en eso. (Y Leonardo Dicaprio cuando todos sabemos que Jack entraba en la tabla con Rose y prefirió morir congelado en 'Titanic' para que ella estuviera cómoda).

Idealizamos, idealizamos...

Aunque tengamos los pies en la tierra, soñar es una de las cosas más bonitas de esta vida. Y no podemos evitar el soñar con nuestro hombre o mujer ideal, que por pedir que no quede. Ver pelis de amor es una forma de tratar de buscar ese ideal, ¡aunque luego no exista! Pero ¿y lo bonito que sería tener un Noah que te lea la historia como se la lee a Allie?

...Y comparamos

Inevitable comparar con lo que tienes en casa y darte cuenta de que no es todo tan perfecto porque eso es imposible, pero a ti te gusta que sea así con sus defectos. Y aunque las comparaciones son odiosas y lo sabes, siempre puedes aprovecharte de la película que has visto para reclamar algún detalle bonito a tu pareja si la tienes. ¡Sin pasarte, que luego no hay más sesiones de cine!

Para revivir la magia (o perderla del todo)

Cuando notamos que nuestra relación está así como con frío, aparte de coger la manta no está de más el ver una bonita historia que nos haga recordar los inicios de, lo bonito que fue cuando nos conocimos... todas esas cosas. Con el paso del tiempo se nos olvidan, y es normal. Podemos revivir la magia si al final de ver la peli nos entran ganas de ir a achuchar a nuestra pareja. Ahora, también os lo digo, si eso no pasa y de lo único que nos damos cuenta es que estamos deseando volver a sentirnos como los protagonistas de la peli porque ya se nos ha olvidado lo que era eso: ha llegado el momento de echar a correr sin mirar atrás.

Porque en el fondo creemos en el destino

No siempre que estamos solteros es malo ver una peli de amor, aunque no es recomendable hacerlo hasta que no se ha superado del todo la ruptura. Pero como creemos en el destino y en frases del estilo 'lo mejor está por llegar', pues cuando termine la historia estaremos más convencidos de ello, ¡algo igual de bueno nos espera! O al menos parecido, ¡que nos lo merecemos!

Y porque siempre babeamos con los protagonistas

Rara vez los protagonistas no son guapos y guapas y están buenorros para alegrarnos la vista. Forma parte de la imagen de la película, y aunque no solemos elegir en base a eso, está claro que ayuda. Si nos dicen que el protagonista es Ryan Gosling o Channing Tatum  o la chica es Amanda Seyfried o Julia Roberts pues mira... mejor. Cogemos los calderos y ¡a babear!