ROYAL BLISS EN 4DX

 

Royal Bliss es una gama de mixers compleja, única y, sobre todo, versátil. Cada sorbo esconde infinidad de sensaciones que convierten la experiencia de cada persona con Royal Bliss en algo diferente.

Pero… ¿Cómo trasladar todas esas sensaciones más allá de la pantalla? La tecnología 4DX es la respuesta. Kinépolis cuenta con una sala de cine con efectos especiales, donde las butacas se mueven al ritmo de la película, hay humo, lluvia, olores… En otras palabras, el lugar perfecto para la historia de un sorbo de Royal Bliss.

Así que, utilizamos la tecnología 4DX para convertir la historia de un sorbo de Royal Bliss en una experiencia.

¿Qué les espera a los asistentes a esta experiencia? El público entra en la sala sin saber las sensaciones que le esperan al apagarse las luces. En la pantalla, aparece la versión corta de la historia de un sorbo. Mientras, las butacas tienen vida propia, moviéndose al ritmo de la cámara, notando cada explosión, vibrando con las burbujas. Es abrumador.

Después, comienza el spot largo, donde el público puede deleitarse con cada sensación. La sala se llena de una niebla sutil, que complementa la sensación de frío de las esculturas de hielo que vemos en pantalla. El público empieza a disfrutar el olor de Royal Bliss Bohemian Berry Sensation, acompañado por pequeñas gotas de agua que salpica la fuente que aparece en la pantalla. La moto salta por el aire y el público recibe sorprendido la sensación de vértigo que produce el movimiento de la sala. Finalmente, la cámara llega suavemente hasta el bodegón final, dejando que las burbujas acaricien al público.

Entonces, la sorpresa final. Se encienden las luces y una serie de camareros entran en la sala con vasos de Royal Bliss. Después de sentir la historia de un sorbo, era el momento de que vivieran su propia historia.

Y es que, la diversidad tiene un papel fundamental en lo que somos. Necesitamos estímulos que nos formen, que hagan de cada persona un ser diferente y único. Nos alimentamos de experiencias.


Con esta acción, queríamos marcar la diferencia e ir más allá de una simple campaña de publicidad. Y es que, no sólo se trata de animar a los consumidores a dar el salto sino hacer que ese salto sea enriquecedor, hacer que nuestra comunicación tenga un valor adicional. O lo que es lo mismo, convertir Royal Bliss en una experiencia desde la que potenciar la mezcla personal de cada uno.