La obra de Alex es una mezcla de retrato, arquitectura pop y entorno surrealista. Y el resultado respira una frescura que inevitablemente nos recuerda a nuestro mixer más valeroso. “A veces me pongo a bailar en las primeras fases del cuadro”, confiesa. “Soy impulsivo y enseguida el caos se apodera de todo”. Está claro que, si Alex fuera un twist en una copa, sería jengibre. Y de ser un mixer, cómo no, sería Brave Ginger Beer.

SU CÓCTEL

Green Fire, by Alex de Marcos & Manu Iturregi
Brave Ginger Beer & Whisky y Licor de Pera

 

SU MEZCLA

Si la inspiración de Alex de Marcos fuera un cajón, sería uno de esos en los que difícilmente podemos ver el fondo. En la superficie intuiríamos todo el imaginario musical, y en especial aquel más vinculado a lo retro. Tras rebuscar un poco en su interior, encontraríamos la cultura grafitera y de ahí nos iríamos a los escenarios costeros y la arquitectura colorida. ¿Y si quisiéramos un compañero de viaje? Posiblemente sería Kurt, personaje recurrente en sus pinturas. O su perra Grace, a la que adora. El yoga también formaría, claro está, parte de su mezcla personal. Hasta la dislexia ha aportado a la “pefrección” de su personalísimo universo. ¿Logras identificar todos los elementos de la foto?

 

 

¿QUÉ PASA SI MEZCLAMOS A UN ARTISTA CON UN EXPERTO COCTELERO?

Adéntrate en uno de los momentos de mayor mezcla creativa: la tormenta de ideas. Dos mentes inquietas, artista y coctelero, trabajan conjuntamente para crear este cóctel.

 

 

 

 

EL MOMENTO DE TU MEZCLA

Ahora ya conoces la mezcla personal de Alex de Marcos y, probablemente, hayamos despertado tu sed de mezclar y seguir evolucionando la tuya propia. Atrévete a probar las 10 variedades de Royal Bliss y mézclalas con total libertad: te garantizamos que el resultado siempre será una gran obra.

Y entre mezcla y mezcla, recuerda visitar esta página y seguir a Royal Bliss en las redes sociales. Aún nos queda mucho por mezclar…

#MixInProgress