Iris Scott

Artista

Un día, se dio cuenta de que prefería pintar con las manos y dejó los pinceles.

Probablemente, uno de los saltos fuera de la zona de confort más grandes que puede dar un pintor.

Entonces, descubrió que la pintura también tiene textura y que el color dice mucho más que los detalles.