Complícate la vida y sal de la zona de confort

El ser humano es un animal de costumbres. Nos gusta movernos dentro de lo que ya conocemos, de nuestra zona de confort. Los amigos de siempre, los bares de siempre, los chistes de siempre… Hasta que un día, ya no es suficiente.

Y eso es lo que nos pasó. A nosotros, la zona de confort nos sabía a poco. Necesitábamos salir de allí. Siempre hemos preferido abrir caminos a seguirlos. Y teníamos tantas ganas de salir a explorar, que el riesgo se convirtió en una variable más.

Llegamos a una conclusión: si recorríamos los mismos caminos que ya habían abierto otros, encontraríamos sus destinos, pero no el nuestro. Teníamos que salirnos de la ruta marcada. De ahí surgió la necesidad de crear algo nuevo.

Entonces, reunimos a otros como nosotros, gente que vive fuera de su zona de confort, y empezamos a recorrer un camino común. Juntos, convertimos la idea en algo tangible.

Y es que, complicarse la vida es maravilloso. Arriésgate.

 

Campañas