Nuevo Sprite mini: el tamaño justo para no compartir

 

Imagínate que tu amiga, tu primo, tu compi de piso, se abre un Sprite en tu cara y tú le pides que te dé un trago y te responde algo tipo “No. Te quiero mucho, pero no te doy”. Ok, entendemos que es doloroso, pero vamos a repensarlo un momento ¿Alguna vez te has encontrado con un comentario así procedente de una persona que te quiere mucho, a la que quieres mucho y que tenía en la mano una lata de Sprite que era una lata de Sprite mini?

Pues a ver cómo te lo decimos… lo entendemos. Son cosas que pasan y que en determinadas circunstancias tienen que pasar. Que tu compi de partida, de banda, del club de lectura, de esa radio online tan avanzada que habéis montado, de piso y/o de aventuras, no quiera compartir su Sprite mini contigo, no significa que las cosas estén mal entre vosotros (uf, qué alivio).

Significa que a ti te ha dado envidia verle disfrutando de su Sprite mini y que tu amiga o amigo te ha demostrado la realidad de los hechos: Sprite mini tiene el sabor de siempre en un tamaño de 200ml., o lo que es lo mismo, Sprite mini tiene el sabor de siempre y produce envidias a cualquier persona que no lo esté tomando porque tiene el tamaño justo para no compartir.

Son cosas que pasan. Por muy fieles que sean y seamos con nuestros amigos, a veces se aparece una lata mini y empieza la polémica. Nuestro consejo ante tal situación es que no te enfades. Los amigos de verdad, esa especie de familia que eliges, son personas llenas de maravillosas contradicciones, capaces de quererte y al mismo tiempo querer a su Sprite mini. ¿Una locura? Nah, la vida misma. Sabes que en Sprite nos encantan las contradicciones. Por ejemplo, sabemos que una cosa muy pequeña puede producir una satisfacción enorme. Pasa lo mismo cuando vives una experiencia muy privada y muy personal que sin embargo puede servir para conectarte con mucha gente. ¿No te pasa esto a ti de vez cuando? Pues exactamente así es cómo funciona la nueva lata Sprite mini.

 

 

Sprite mini: placer único sin preocupaciones

 

Cuando creamos Sprite mini estábamos buscando un tamaño capaz de proporcionarte un placer único y que disfrutes de tu momento sin que tengas que preocuparte de nada más. Y por lo visto, lo hemos conseguido. Somos conscientes de que a veces que uno disfrute mucho del sabor de su Sprite pueda generar un poco de polémica. Por eso, después de pensar mucho en el tema, hemos llegado a una conclusión. O dos, que como ya sabes, nos encanta que las cosas tengan más de una posibilidad: no te enfades con tus amigos. Si son tus amigos, te van a seguir queriendo incuestionablemente tanto como quieren a su Sprite mini. Así que la próxima vez que les veas tomando un Sprite mini no dejes que la envidia te arrastre, no les pidas un trago, pregúntales si tienen otra lata. O procura llevar tú la tuya siempre encima y conviértete en el objeto de su mini envidia.