¿Whisky con Coca-Cola? Sí, por favor.

 

5 pasos para prepararlo como un auténtico maestro coctelero

 

 

El whisky con Coca-Cola es uno de los combinados que se ha mantenido más fiel a los cánones que dictan los manuales de la coctelería. Pero, a pesar de su apariencia inmutable, podemos jugar con diferentes elementos con los que potenciar aroma y sabor.

El mixólogo Sergio Estévez nos propone 5 formas para renovar este “intocable” sin perder su esencia.  

 

1. Siempre vaso ancho, nunca vaso de tubo

 

Para preparar un buen whisky con Coca-Cola, hay que contar con un recipiente de una capacidad mínima de unos 50 centilitros para que nos quepa toda la Coca-Cola, la medida de whisky y una buena base de hielo.

 

Para empezar a preparar tu combinado de whisky con Coca-Cola, hay que tener presente que debes contar con un recipiente que tenga una capacidad mínima de unos 50 centilitros aproximadamente, para que se pueda mezclar de una sola vez la bebida Coca-Cola con la medida de whisky y una buena base de hielo de calidad.

 

“El recipiente idóneo es el vaso ancho, como los que se utilizan para los servir sidra, los vasos longdrink o las copas balón y nunca en vaso de tubo”, precisa el mixólogo Sergio Estévez.

 

2. No todos los whiskys son iguales.

 

El whisky es un destilado de cereales envejecido, pero dentro de esta definición se pueden encontrar muchas variedades dependiendo de la mezcla de cereales utilizada, la técnica de elaboración, el tiempo y la manera en que ha envejecido el whisky desde su envejecimiento.

Tal y como apunta Sergio Estévez: “El whisky escocés blended, el de grano o el bourbon americano tienen un carácter muy diferente y cada uno de ellos permite crear bebidas únicas”.

 

3. Mide bien las cantidades de la mezcla

 

Un punto fundamental es respetar las proporciones. Para conseguirlo, utiliza un medidor para añadir siempre la misma cantidad de whisky por cada botella de Coca-Cola. Cinco centilitros es la cantidad idónea para disfrutar de todos los matices, sin que presente un exceso de alcohol.

 

 

4. La Coca-Cola siempre bien fría

 

Cada una de las cuatro variedades de Coca-Cola aporta a la mezcla un toque diferente, elige la que más te guste, pero siempre añádela bien fría y con cuidado a tu combinado para que se mezcle bien y no pierda la burbuja de la mezcla, la cual ayuda a potenciar el sabor de la misma”, explica el experto en coctelería Sergio Estévez.

 

5. Añade un matiz para darle un toque diferente y renovado

 

El whisky, gracias a los matices que le aporta el cereal y el proceso de envejecimiento es muy rico en aromas y sabores que se pueden potenciar con especias como la vainilla, el clavo y la canela, con cítricos o con frutas como la manzana o la cereza

 

1.    En la mezcla se pueden utilizar  especias, siropes o frutas que aportan un toque cítrico creando así nuevas experiencias de whisky con Coca-Cola sin dejar de respetar la esencia de este combinado legendario”, indica Sergio Estévez.