Consejos para el viaje mochilero de tu vida: antes, durante y después

 

Hacer un viaje mochilero es el sueño de un gran número de personas. De hecho, son muchos los que entre sus planes de verano, dan prioridad absoluta a pensar en qué hacer, dedicándole todo el tiempo del que disponen a organizarlos. Por norma general, esta aventura no se planifica de la noche a la mañana. Por ello, con el propósito de ayudarte un poco al respecto, vamos a darte una serie de buenos consejos para antes, durante y después de una aventura que, a buen seguro, marcará tu vida.

 

Antes de partir

 

La libertad y la espontaneidad son parte de cualquier viaje mochilero. Sin embargo, esto no significa que no debas investigar acerca de aquellos lugares que vayas a visitar con el propósito de estructurar la estancia y conocer las mejores costumbres del lugar. Por otro lado, a la hora de hacer la maleta, debes tener en cuenta que el peso lo llevarás en la espalda la mayor parte del tiempo, por lo que también debes pensar en la utilidad de cada una de las cosas que eches en tu mochila.

 

Para terminar la planificación, si te decides por hacer un viaje de corta duración, te aconsejamos que reserves previamente los alojamientos en los que vas a hospedarte para no perder tiempo cuando vayas llegando a tus destinos. Al menos, hazlo para los primeros días hasta que te habitúes a las nuevas circunstancias.

En cambio, si vas a estar varios meses ¡déjate llevar! Seguro que, con el paso de las semanas, encuentras alternativas interesantes e impensables desde un principio.

 

Durante el viaje

 

Estas no son unas vacaciones normales, por lo que no puedes gastar como si lo fuesen. En este sentido, haz un presupuesto un poco currado e intenta ceñirte a él. Una buena opción es contar con un carné de estudiante que te abrirá las puertas de muchos puntos de interés, o bien consultar los horarios para ver si abren de forma gratuita en algún momento ¡Cada céntimo cuenta!

 

Con respecto a la comida, aunque pienses darte algún capricho de vez en cuando, trata de comprar en el supermercado y cocinar en el albergue. De este modo, además de ahorrar, conocerás gente. Lo aconsejable es no cerrarse y tratar de hablar con todo el mundo sin importar si son viajeros o gente local. Ellos te ayudarán a vivir una experiencia más enriquecedora y a descubrir cosas inimaginables.

 

 

 Después del viaje

 

La vuelta a casa se va a hacer dura, pero no debes estar triste. En este sentido, céntrate en todo lo que has vivido e intenta inmortalizar tus recuerdos. Para ello, imprime las mejores fotos del viaje, guarda tus entradas a monumentos y enmarca tus notas de viaje. Después, búscales un lugar en tu habitación y mantén todos estos recuerdos al alcance de tu vista para que te traigan buenas sensaciones cada vez que lo necesites.

 

 Una experiencia única

 

Un viaje mochilero es, sin lugar a dudas, uno de los mejores planes de verano que te puedes plantear. Así que, tanto si estás pensando en hacerlo, como si ya tienes los billetes de avión en tu poder, abre una Coca-Cola bien fría, sigue los consejos que te damos y prepárate para vivir una aventura única y que nunca olvidarás.