Las mejores cosas que hacer en vacaciones

 

Somos muchos los que esperamos la llegada de las vacaciones para llevar a cabo las actividades para las que no encontramos tiempo durante el resto del año. Sin embargo, una mala organización puede propiciar que desperdiciemos unos días de descanso tan valiosos. A modo de sugerencia, te presentamos cinco posibles actividades a incluir en tus planes de verano junto con una Coca-Cola bien fresca.

 

 

Comer helados

 

>Damos por sentado que no te olvidarás de disfrutar de un buen helado, especialmente en los días más calurosos. Aun así, te recordamos que ningún verano es completo si no se saborea un helado sin prisas. Una posible sugerencia pasaría por no limitarse a los sabores más clásicos (hay vida más allá de la vainilla y el chocolate). Los helados más exóticos pueden poner una nota distinta a nuestras vacaciones, haciéndolas más especiales

 

Contemplar las estrellas

 

No será posible hacerlo todas las noches, pero es de sobra conocido que durante el verano se dan las mejores condiciones del año para deslumbrarse con el firmamento. Contemplar las estrellas es una actividad de lo más relajante y que, además, nos invita a la reflexión interior (o colectiva, si la actividad se lleva a cabo con acompañantes). Para hacer mejores planes en vacaciones, considera consultar en qué noches podrás disfrutar de un cielo más estrellado.

 

Leer un libro

 

O varios, no te cortes. La lectura es, al mismo tiempo, fuente de entretenimiento y aprendizaje, por lo que los mejores planes de verano deberían dejar tiempo para sumergirse en un buen libro. Cualquier temática resulta apropiada, se trata de una cuestión de gustos, pero posiblemente las novelas históricas o de aventuras resulten las más amenas para los lectores ocasionales. Sea como sea, intenta que los libros escogidos te aporten algo más allá de entretenerte.

 

Bañarse en la playa o en la piscina

 

Dependiendo de las posibilidades de cada uno o de su proximidad respecto al mar, los chapuzones en la playa son otra actividad veraniega imprescindible. En realidad, no deberíamos limitarnos a bañarnos, sino que sería conveniente acompañar las inmersiones con prolongados descansos junto al agua. Tomar el sol es, de este modo, la actividad complementaria perfecta para un baño en la playa o en la piscina. Lo ideal, lógicamente, es hacerlo con la mayor tranquilidad posible. Un reproductor de música y unos auriculares pueden obrar el milagro incluso en la playa más concurrida.

 

Disfrutar de cada momento sin preocuparse del reloj

 

Ligado a todo lo anterior, no estaría de más que olvidaras tu reloj en un cajón en alguna que otra ocasión. Evidentemente, no todo el verano se limita al ocio, pero hay que asegurarse de disponer de suficientes periodos de desconexión absoluta. Muchas personas son incapaces de descansar plenamente cuando están sumergidas por completo en su rutina diaria, de ahí que el verano sea su única válvula de escape. Tómatelo como si estuvieras cargando tus baterías para afrontar el resto del año, así que descansar es casi una obligación.

 

En los apartados anteriores te hemos presentado algunas posibles sugerencias para tus planes vacaciones. Nada te obliga a seguirlas y, por supuesto, puedes añadir muchas más a tu lista definitiva. Lo importante es que te quede la sensación de haberlas exprimido al máximo. Y puestos a improvisar, mejor hacerlo sobre unos buenos planes de verano.