7 Cosas que debes saber antes de hacer barranquismo

 

Hacer barranquismo es uno de los mejores planes de verano que se puedan idear para hacer algo diferente con amigos. Seguro que pocos se resisten a la idea de sumergirse en mitad de la naturaleza, respirar aire puro y practicar una actividad física exigente y emocionante. Apetece, ¿verdad? Sin embargo, antes de poneros a ello, debéis tener claras una serie de cosas. Porque para pasárselo genial en verano, a veces hace falta algo más que una Coca-Cola bien fría y un plan con amigos. Si te llama el barranquismo, aquí vamos a explicarte las siete cosas más importantes para que afrontes el reto con todas las garantías y la diversión esté asegurada.

 

¿Qué se debe tener en cuenta antes de empezar con el descenso de barranco?

 

¿Hora de pasar a la acción? Vamos a detallarte una serie de cosas imprescindibles que te permitirán disfrutar de la experiencia del descenso de barranco con total seguridad. Si has decidido comenzar a practicar barranquismo, sigue leyendo y presta atención.


 

1. Los cursos técnicos y de auto-rescate son vitales

 

Antes de vestirte de neopreno y comenzar a deslizarte por barrancos, es de vital importancia que hayas realizado algún curso que, por un lado, te haya enseñado los conocimientos técnicos necesarios y, por otro, te haya preparado en acciones de primeros auxilios para saber qué hacer en situaciones de peligro y a cómo prevenir riesgos.

 

2. Siempre debes tener en cuenta tus capacidades

 

Los circuitos de barranquismo más sencillos, aunque requieren cierto esfuerzo físico, los puede realizar cualquier persona. Sin embargo, cuando la dificultad aumenta, es importante tener un buen estado de forma. Además, siempre tienes que tener presente tus limitaciones. El cansancio, lesiones anteriores que hayas sufrido o, incluso, tu estado psicológico, pueden afectar a tu desempeño. Así que te recomendamos que seas consciente de ti mismo y sepas con qué puedes atreverte y con qué no. Si estás de bajón por cualquier cosa, quizá no sea el mejor día para vivir una experiencia extrema. Si no haces deporte en tu rutina, elige un circuito fácil.

 

3. Valora las condiciones ambientales

 

El barranquismo es una actividad que, principalmente, se desarrolla en verano, lo que no quiere decir que no puedas encontrarte con un día de lluvia, con fuertes vientos, etc. Todo ello influye a la hora de descender el barranco porque, más allá de las incomodidades y lo molestos que estos elementos puedan ser, también es posible que hayan provocado desprendimiento de rocas o de tierras. En resumen, si el clima pinta mal, déjalo para otro día y, si llegas al lugar y no está en buenas condiciones, también.

 

4. Nunca se debe practicar solo

 

Como toda actividad de riesgo, nunca se debe realizar por cuenta propia, salvo que ya se sea un profesional curtido y experimentado... y aun así los más “pro” no lo recomiendan.  En cualquier caso, se vaya solo o acompañado, es de vital importancia avisar a otras personas del lugar en el que se va a estar y de la ruta que se va a seguir. Así, en caso de suceder cualquier percance, podrán prestar ayuda rápidamente.

 

5. La masificación es tu enemiga

 

Algunos barrancos, sobre todo en verano, debido a su popularidad, están masificados de deportistas practicando su actividad preferida. Esto puede llevar a ciertos problemas ya que el espacio para descender es limitado. Acudir a ellos fuera de temporada u optar por otros menos conocidos es siempre una buena decisión.

 

6. El equipamiento adecuado puede salvarte

 

Antes de afrontar el descenso, equípate con un casco, botas de montaña, pantalones y camisetas que te permitan moverte libremente, coderas, rodilleras, cuerdas, arneses y más elementos que puedan serte de utilidad y ayudarte durante el descenso. Los instructores del curso técnico que debes hacer casi obligatoriamente te darán una lista con lo que debes llevar sí o sí para hacer barranquismo, y lo que es mejor que dejes en casa.

 

7. Si no puedes, no sigas

 

uchos de los que practican barranquismo no saben reconocer el momento en el que no deben o no pueden seguir. En este sentido, si ves que el reto supera tus capacidades, déjalo para el futuro cuando tengas más experiencia.  Sí, sabemos que te pica el gusanillo y que la sensación de adrenalina engancha, pero… ¡La seguridad es lo primero!

En definitiva, si tienes en cuenta todos estos consejos de Coca-Cola antes de planear una sesión de barranquismo, puedes estar seguro de que te lo pasarás en grande y de forma completamente segura. Porque amamos la naturaleza no tenemos ninguna duda de que se trata de uno de los mejores planes de verano que puedes empezar a practicar con tus amigos.