Flyboard, un plan de verano para volar | Coca-Cola

 

¿Te imaginas cómo sería volar sobre el mar y disfrutar de su azul a vista de pájaro? ¿Y si pudieras hacer piruetas a 12 metros de altura flotando en el aire? ¡Esto es lo que permite la práctica del flyboard! Fly… ¿qué? Sí, sí, has leído bien: flyboard. Se trata de uno de los planes de verano que cada vez atrae a más seguidores, un planazo imprescindible para los más aventureros que no dudan en atreverse para disfrutar del sinfín de sensaciones y emociones fuertes que este deporte permite experimentar. Quizá ya te estén entrando ganas de lanzarte a practicarlo pero, ¿sabes cómo funciona?, ¿cómo se practica? o ¿quién lo inventó? Ponte cómodo/a y abre una Coca-Cola bien fresquita para seguir leyendo porque… ¡Hoy te lo contamos!

 

 

Así surge un nuevo deporte acuático

 

No hace mucho que surgió el flyboard, fue en 2011 de la mano del campeón francés de motos acuáticas Franky Zapata. En su propio taller ideó este deporte acuático, que presentó por primera vez en el Campeonato Mundial de Motos de Agua de China. Tuvo tanto éxito que en pocas semanas ya tenía millones de aventureros ávidos de probarlo. En España, las playas de Marbella fueron las primeras en las que se practicó. Hoy es uno de los deportes acuáticos más practicados de todo el mundo, al que los más intrépidos –sea en agua dulce o agua salada- no renuncian en sus planes de verano.
¿En qué consiste este deporte acuático? Se trata de una tabla que vuela gracias a la propulsión de chorros de agua a presión que salen por una manguera de unos 20 metros y emitidos por una lancha motora, cuya presión es controlada por los riders mediante un gatillo conectado. Esto permite hacer todo tipo de acrobacias, piruetas y filigranas imposibles a 12 metros de altura. Es un sistema de propulsión muy similar a los de las motos de agua convencionales, que se basa en la recogida de agua por la proa y en la expulsión a presión, a través de una turbina, por la popa. Para ello, en el flyboard se conecta un extremo de la manguera a la salida de agua de la moto y el otro a la base de la tabla. Así, los chorros salen divididos en dos y elevan la tabla a alturas de vértigo.

 

 

 Practica flyboard y siéntete como un superhéroe

 

Practicar esta disciplina es mucho más fácil de lo que parece. No es necesario ser un deportista de élite, pero, eso sí, hay que ser un buen equilibrista para poder sacar el máximo partido a la tabla y dar volteretas en el aire. Además, con la equipación adecuada y un instructor especializado al mando de la moto, el riesgo en este deporte es mínimo. Aunque la experiencia es única cuando se practica en el mar, puede hacerse en cualquier lugar donde puedas meter una moto de agua y, por supuesto, tengas garantizadas las medidas de seguridad.

El flyboard constituye una experiencia increíble para los amantes de los deportes de aventura, que ya pueden encontrarlo en los planes de verano de las playas de casi todo el mundo. En España cada vez hay más empresas que ofrecen esta práctica en su oferta de ocio. Las más populares las encontrarás en Barcelona, en la costa de Alicante, en Pontevedra, Ibiza o las Islas Canarias, pero también en Madrid, donde el pantano de San Juan y los Ángeles de San Rafael se han convertido en los sitios más concurridos del verano para tomar una Coca-Cola bien fría y practicar flyboard. ¿A qué esperas para probarlo?