Un clásico del verano

 

Los saltos acrobáticos a la piscina son todo un clásico de la época estival. La mejor manera de zambullirse en el agua no pasa desapercibida para nadie, y supone una manera divertida y refrescante de pasar nuestro tiempo con los amigos. Existe un amplio abanico de saltos curiosos y extremos que te dejarán completamente sin palabras. A continuación, describiremos los más sorprendentes en este clásico por antonomasia de las actividades para verano:

Salto de palillo

 

Se trata de un salto con un nivel de dificultad bajo, pero muy estético y divertido. La persona en cuestión pega sus brazos al cuerpo, simulando ser un palo y salta de frente a la piscina. La entrada es limpia y no se salpica mucha agua.

 

De bomba

 

El salto de bomba es la mejor manera de sorprender a tu grupo de amigos o a tu pareja, y de producir carcajadas o algún que otro enfado. Tendrás que agarrar tus piernas con los brazos y encoger el tronco, para adoptar la forma de un cilindro o bomba. Lanzándote así a la piscina salpicarás una gran cantidad de agua y mojarás a todo aquel que se sitúe próximo a la misma.

 

 

Salto carpado

 

La carpa es un pez que se define por la manera en la que se mueve por el agua. El salto carpado es un clásico en las competiciones de trampolín, y también en cualquier piscina que se precie de manera amateur. En el momento del vuelo, antes de entrar en el agua, las puntas de nuestros dedos tocarán el extremo de nuestros pies.

 

Salto de cabeza

 

El salto de cabeza es el más común. Suele ir acompañado de una pequeña carrera que facilita el impulso y un vuelo más alto. Si se realiza con destreza puede ser muy estético, sino… ¡Prepárate para sufrir un buen planchazo!

 

Con voltereta para atrás

 

El salto con voltereta para atrás es de los más curiosos y extremos. Sin ningún tipo de duda, dejará sin palabras a aquellos que estén delante. Requiere de un dominio corporal, de una elasticidad y de una coordinación muy alta. Serás el verdadero rey de la fiesta veraniega si consigues clavar con éxito este salto.

 

Doble mortal con tirabuzón

 

Nos encontramos ante el salto más difícil que se conoce. Realizarlo correctamente supone una puntuación muy alta en las competiciones oficiales de salto. No obstante, requiere de un alto entrenamiento, puesto que puede ser peligroso si no se efectúa como es debido. El doble mortal incluye dos giros sobre sí mismo en el aire y un giro antes de entrar en la piscina. Es, como decimos, un salto verdaderamente extremo.

 

Salto de espalda

 

Existen muchas maneras de caer en el agua, pero una de las más originales es hacerlo de espaldas a la misma. Este salto requiere de una buena técnica, pero el resultado final es muy llamativo. Para los más atrevidos, puede incluir una voltereta para atrás.

 

Practica y disfruta

 

Como hemos podido ver, existe un gran catálogo de saltos divertidos y extremos. Escoge el que más se adapta a tus capacidades y gustos, visiona vídeos sobre el mismo y no dejes de practicar. Serás el alma de la fiesta en cualquier reunión veraniega junto a la piscina tomando una Coca-Cola bien fresquita, pero recuerda: ¡Precaución amigo saltador!